Cuidados físicos para el paciente de cáncer

La alimentación durante y después del cáncer.

Comer bien contribuye mucho a la calidad de vida y es algo más que una simple necesidad física: es, además, un placer que forma parte, una parte agradable, de la vida familiar y social.

Sin embargo, muchas personas que reciben tratamiento anticanceroso tienen problemas con la comida a causa de diversas complicaciones que la terapia puede ocasionar: cambios en la percepción del sabor, náuseas y vómitos, llagas en la boca, etc.; todo ello hace difícil o desagradable para el paciente aquello que debiera ser un placer importante: la comida.

De hecho, la dieta constituye una parte importante de la terapia porque comer adecuadamente antes, durante y después de los tratamientos ayuda a sentirse más fuerte, a tolerar mejor el proceso y a mejorar, por tanto, la calidad de vida. Fuente: SEOM (Sociedad Española de Oncología Médica)

En esta página web se ofrecen consejos para tolerar mejor los tratamientos oncológicos y para entender algunos aspectos del cáncer. Se da respuesta a las dudas que se plantean los pacientes y sus familiares antes, durante y después del tratamiento: http://www.oncosaludable.es/

¿Por qué realizar ejercicio físico?

El ejercicio físico es fundamental para una vida sana, sin embargo, muchas personas llevan una vida sedentaria, con un escaso o nulo ejercicio físico. La falta de ejercicio nos conduce al sobrepeso, a la pérdida de vitalidad, de agilidad e incluso de buen humor.

Durante el ejercicio se liberan calorías, tensiones y endorfinas, debido a lo cual tenemos esa sensación de sentirnos bien y de alegría. Realizando ejercicio físico mejoramos nuestra calidad de vida, disminuyendo las posibilidades de padecer problemas cardiacos, dolores musculares o en articulaciones, e incluso reduciendo el estrés. Fuente: SEOM (Sociedad Española de Oncología Médica)

La Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) ofrece a través de su página web: http://www.oncosaludable.es/ una guía de ejercicio físico recomendado para personas afectadas de cáncer.

Cuidados de la piel en el paciente oncológico

La piel es el órgano más extenso del organismo y en consecuencia uno de los que más sufren durante los tratamientos de quimio o radioterapia. Además, en muchas ocasiones refleja el estado interno del organismo, al tiempo que nos protege de las agresiones del medio externo.

La quimioterapia resulta muy eficaz pero no es capaz de distinguir entre las células cancerígenas y las normales, por lo que suele producir efectos colaterales en órganos con un recambio celular importante como el tubo digestivo o la piel. Por el contrario, la Radioterapia tiene una acción más localizada, logrando destruir las células malignas pero también otras que encuentra a su paso como las células cutáneas de la zona en cuestión.

En ambos casos suele tratarse de efectos secundarios banales y sin importancia clínica, sin embargo disminuyen la calidad de vida del paciente y empeoran su aspecto estético. Fuente: SEOM (Sociedad Española de Oncología Médica).

Guía de consejos dermatológicos y estéticos: http://www.oncosaludable.es/inicio/consejos-dermatologicos-esteticos