Castilla y León

Castilla y León
http://www.turismocastillayleon.com

Castilla y León es una comunidad autónoma española constituida en 1983 cuyo territorio se sitúa en la parte norte de la meseta de la península Ibérica y se corresponde mayoritariamente con la parte española de la cuenca hidrográfica del Duero. Está compuesta por las provincias de Ávila, Burgos, León, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria, Valladolid y Zamora. Es la comunidad autónoma con mayor extensión de España y la tercera región más extensa de la Unión Europea.

Uno de los grandes rasgos a destacar es que en Castilla y León se encuentra más del 60% de todo el patrimonio (arquitectónico, artístico,...) existente en España. Lo que se traduce en: 8 bienes patrimonio de la humanidad, 112 conjuntos históricos, 400 museos, 300 castillos, de los cuales 16 son considerados de alto valor histórico, 11 catedrales y la mayor concentración de arte románico del mundo.

Según datos del INE de 2007, su índice de desarrollo humano (0.965) es el 4º mayor de España, y se encuentra por delante del de países como Holanda, Suecia y Francia. En julio de 2009, en plena crisis económica, el paro alcanzó el 14,14% de la población, cuando en 2007 era la mitad, 6,99%. Por sectores de población ocupada, en torno a un 60% de la población trabaja en el sector servicios. La administración de Castilla y León invierte más que la media española en educación, siendo una de las regiones de España con menos fracaso escolar.

Castilla y León puede presumir de contar entre sus universidades con la más antigua de España, la de Salamanca. Una Universidad cosmopolita y centro neurálgico del saber que fundó Alfonso IX en la Edad Media. Prueba de su importancia es la famosa frase que ha pasado a la historia y que tiene sus orígenes en esta institución: "Quod natura non dat Salmantica non praestat" ("lo que la naturaleza no da, Salamanca no presta"). A ella se suman las universidades públicas de Valladolid, la de Burgos y León, junto a las privadas de Segovia, la Católica de Ávila y la Pontificia, también de Salamanca.

A lo largo de la década de 1990 creció la afluencia turística a Castilla y León, propiciada sobre todo por el valor histórico y cultural de sus ciudades y también por el atractivo natural y paisajístico de sus distintas comarcas. Las ciudades patrimonio de la humanidad (Salamanca, Ávila y Segovia), el camino de Santiago que pasa por las provincias de Burgos, Palencia y León, los Reales Sitios (La Granja y el Real Palacio de Riofrío, ambos en Segovia, el Real Monasterio de Santa Clara, en Tordesillas, un palacio mudéjar de incalculable valor y donde se encuentran los baños árabes mejor conservados de España, y el Real Monasterio de las Huelgas, en Burgos), las 11 catedrales, los castillos y monasterios o el Parque Arqueológico de Atapuerca son algunos de los grandes puntales del turismo cultural en Castilla y León. También hay estaciones de esquí, como las de La Covatilla en la Sierra de Béjar o Alto Campoo en Palencia. Otro atractivo cada vez más en auge es el turismo rural. En varios pueblos de la comunidad se están poniendo en valor casas rurales acomodándolas para un tipo de turismo alternativo al de sol y playa. Suelen estar cerca de espacios naturales o zonas de alto valor patrimonial o ecológico.

Castilla y León tiene varias ciudades cuya Semana Santa es considerada como de "Interés Turístico Internacional". Ejemplos de ellos son Zamora, León, Salamanca o Valladolid. La Comunidad tiene una amplia red de Paradores Nacionales, hoteles de gran calidad que suelen acomodar edificios de gran valor histórico en lugares privilegiados para dinamizar el turismo de la zona.

La diversidad de Espacios Naturales que atesora el territorio de Castilla y León le ha valido destacar en el conjunto de la Europa Occidental como una región considerada con la mayor unidad natural. Los Picos de Europa, la Sierra de Gredos, el Monte Santiago, los macizos montañosos de la Sierra de La Demanda, las montañas de Urbión o la Sierra de Ancares son, entre otras, las zonas de montaña que entusiasman a los amantes de la naturaleza, el senderismo y los valores medioambientales. Además, bellos lagos, sierras frondosas y cursos de ríos encajonados por la erosión de sus cauces como los Arribes del Duero, Las Hoces del Duratón, el Cañón de Río Lobos o la Yecla configuran parajes de inusitada belleza y singularidad.

La Gastronomía de Castilla y León es ampliamente conocida por la calidad de sus vinos y carnes. Algunas de sus marcas de calidad son mundialmente conocidas: sus vinos, con 9 denominaciones, entre las que destacan D.O. Ribera del Duero, D.O. Toro o D.O. Rueda. Embutidos y carnes curadas o frescas, con 16 Indicaciones Geográficas Protegidas y marcas de calidad, entre las que destacan Jamón de Guijuelo, Lechazo de Castilla y León, Cochinillo de Segovia, Cecina de León o Chorizo de Cantimpalos. Algunos de sus platos típicos son: el lechazo asado, el cochinillo asado, la sopa de ajo, los judeones de segovia, la gallina en pepitoria, o las variedades de la morcilla de Burgos, como la morcilla de Aranda. También son típicos varios dulces y postres de repostería, como las Yemas de Santa Teresa.