Historia

La historia del Servicio de Hematología del Hospital Universitario de Salamanca no se entiende sin la participación de dos personajes ilustres de la medicina salmantina, que partiendo de la medicina interna fueron los primeros hematólogos de la ciudad y las piezas claves para la génesis del Servicio tal y como se conoce en la actualidad: Don Antonio López Borrasca y Don Agustín Ríos González. Ambos, que coincidieron inicialmente como internistas en el Hospital de la Santísima Trinidad, lo hicieron posteriormente en el Insituto de Investigaciones Clínicas de la Facultad de Medicina, antes de la creación del Hospital Clínico y del Servicio de Hematología como tal. El Instituto de Investigaciones Clínicas, fue creado en la Facultad de Medicina con el apoyo de la Diputación Provincial de Salamanca con motivo de la conmemoración del séptimo aniversario de la Universidad de Salamanca. Dicho Instituto, que físicamente se encontraba junto al antiguo Hospital Provincial (germen del actual Hospital Clínico), contaba desde su inicio, en el año 1952, con una sección de Hematología, cuya dirección fue encargada al Dr. Antonio López Borrasca, profesor de la Facultad de Medicina y cuya actividad clínica ya estaba orientada hacia la hematología. El Instituto tenía también una sección de Enzimología y una sección de Química Clínica. El Dr. López Borrasca desarrolló la sección de hematología del Instituto, con unos medios muy escasos, realizando los primeros estudios citomorfológicos y de proteínas, y las primeras tesis doctorales relacionadas con la especialidad. En el año 1960, el Dr. López Borrasca se traslada a la Universidad de Navarra, para desarrollar el Servicio de Hematología de lo que será la actual Clínica Universitaria. Mientras tanto, D. Agustín, que había reincorporado a la práctica médica tras sus estudios de teología y su ordenación sacerdotal, había orientado su carrera también hacia la hematología, pues estaba trabajando inicialmente con el Profesor Peláez y posteriormente con el Profesor Pedro Farreras (ambos catedráticos de Patología Médica de la Facultad de Medicina) en una tesis doctoral sobre el estudio morfológico de las leucemias. Don Antonio y Don Agustín coincidieron por un breve periodo de tiempo en el Instituto, y posteriormente tras la marcha de D. Antonio, el entonces rector de la Universidad y también internista, Dr. Alfonso Balcells, propone a D. Agustín la dirección de la sección de Hematología del Instituto integrado en la Facultad de Medicina y en el Hospital Provincial. Como se ha dicho, y con unos medios muy escasos, dicha sección fue incorporando a los Dres Eloy Muriel inicialmente, y progresivamente a las Dras. Serafina Sanchez, María Antonia García Marcos, Consuelo López-Berges, y Consuelo del Cañizo. Posteriormente, en el año 1975, coincidiendo con la inauguración del Hospital Clínico se crea el Servicio de Hematología y la primera Cátedra de la especialidad en España, que obtiene el Dr. López Borrasca, que así retornaba a Salamanca. Don Antonio vuelve acompañado de una pasión arrolladora por el avance de la especialidad. Pero no volvió solo, sino que le acompañaban un grupo de jóvenes médicos recién licenciados o en sus primeros años de ejercicio profesional, entre los que estaban Ignacio Alberca, Javier Batlle, Vicente Vidal, Vicente Vicente, Fernando Hernández Navarro, José María Moraleda y Jesús San Miguel, conocidos en el ámbito hospitalario de entonces como los “borrasquines. Al Servicio se incorpora también la Dra. Mercedes Corral, que se había formado en el Hospital Puerta de Hierro de Madrid. Hay que resaltar que la integración de personas de distintas edades y perfiles no fue siempre fácil, pero la calidad humana y el objetivo común de hacer todo lo posible por los pacientes, fueron armas más que sobradas para superar las diferencias y encontrar los nexos de unión; el resultado final fue consolidar un grupo en el que más allá de ser compañeros se sentían como auténticos amigos. Juntos, el recién creado Servicio de Hematología desarrolló una asistencia clínica de calidad (con un aumento progresivo de camas propias en el hospital- empezaron por una habitación hasta llegar a tener una planta), un incremento notable de la actividad del laboratorio, todo ello siempre unido a la investigación biológica translacional y con esa visión innovadora de la especialidad: En este sentido se fueron desarrollándo paulatinamente las áreas que componen actualmente el Servicio (a las que se hace referencia en el apartado correspondiente de la página web), y que han contribuido notablemente al desarrollo de la hematología española. De la escuela hematólogica salmantina han salido muchos de los actuales catedráticos o jefes de servicio de los hospitales universitarios españoles, y más de 50 especialistas, que ejercen su función de forma destacada en nuestro país. El Servicio, como se ha indicado en otros apartados de la web, ha tenido especial sensibilidad, a lo largo de todos estos años, por la formación de numerosos médicos hispanoamericanos. Tras la jubilación del Dr. López Borrasca en el año 1991, la jefatura del Servicio de Hematología, y posteriormente la cátedra de la especialidad, fueron obtenidas por el Profesor Jesús San Miguel, que ha contribuido con todo el equipo que forma parte del Servicio, a tratar de mantener sus principios básicos originales, con la preocupación por el paciente como base para la investigación biológica traslacional, el deseo de innovar en las distintas áreas del desarrollo paulatino de la Hematología y consolidar la proyección internacional. A estos logros se hace referencia en otros apartados de la página web.

Para tratar de profundizar en los aspectos biográficos y muy someramente tratar de transmitir la personalidad de D. Antonio López Borrasca (fallecido en noviembre de 2008) y de D. Agustín Ríos (jubilado de sus tareas asistenciales y docentes pero que sigue ejerciendo brillantemente como capellán de la Universidad), publicamos la entrevista que Maximiliano Puertas realizó a cada uno de ellos para la Revista del Colegio Oficial de Médicos “Salamanca Médica” en 2004 y 2006, respectivamente.

Entrevista Prof. Dr. A. López Borrasca
Entrevista Prof. Dr. A. Ríos González